Fiestas Patronales

La cultura mexicana se caracteriza porque más de la mitad de su población es de religión católica, esto debida a la conquista de los españoles que trajeron consigo mismos la religión. La mezcla del catolicismo y de las costumbres y tradiciones prehispánicas dieron inicio a las fiestas patronales. En estas celebraciones se venera, por así decirlo, al patrón de la comunidad, esto en específicos días del año. En esta fiesta, todo el pueblo se prepara para llevar a cabo la festividad.

Este tipo de fiestas patronales son más comunes en la parte centro de la República Mexica, en donde hubo más asentamientos de culturas prehispánicos y donde también hubo mucho impacto en la religión. El Estado de México está lleno de este tipo de conmemoraciones, una de ellas la que se lleva a cabo dentro del municipio de Juchitepec.

Este municipio forma parte de los 125 que componen al Estado México. Juchitepec colinda con Tenango, Ayapango, Amecameca y Ozumba. Dentro de este territorio se realiza una de las festividades más importantes y famosas del Edo. México, la fiesta patronal del Señor de las Agonías. Esta fiesta patronal se lleva a cabo en el mes de abril, en las fechas de 23 al 26. En estos días, todos los pobladores se preparan para empezar a celebrar a su santo patrón.

Durante todo el año, un grupo de personas asignadas por el mismo municipio, se encargan de recolectar dinero para la fiesta. Este grupo va de casa en casa para que los habitantes puedan cooperar para los adornos y los cohetes. Aunque para muchas personas puede ser algo extraño el dar dinero para este tipo de fiestas, los pobladores siempre cooperan gustosos para que cada año sea mejor que el anterior. Una vez acercadas las fechas, todas las familias se empiezan a preparar para planear la comida que van a disfrutar esos días. La iglesia prepara al Señor de las Agonías y todos los decorativos.

Tanto niños como adultos participan en la elaboración de los tapetes coloridos en donde pasará la procesión. Estos tapetes tan coloridos y de figuras asombrosas están hechos a base de aserrín pintado de diferentes colores. Muchas familias optan por realizarlos con flores, arroz pintado, granos de maíz y otros elementos. Por lo general, en estos momentos donde de empieza a moldear los tapetes, las mujeres están en la cocina preparando la comida que alimentará a sus familiares que los visitan y a unas cuantas personas que pasan por sus casas. Es común que en estas fechas se elabore mole, barbacoa, mixiotes y otro tipo de comidas.

Para los hombres del pueblo, es un honor poder cargar en sus hombros una parte del altar en donde esta posicionado el Señor de las Agonías, este altar puede pesar arriba de los 100 kilos. Únicamente los individuos que cargan el altar pueden caminar sobre los tapetes. Al fondo se puede escuchar música que va acompañando en todo momento a la procesión. En la noche, se preparan los castillos de fuegos artificiales, sin duda alguna son de los más majestuosos en todo el país. Normalmente se queman 3 castillos grandes y dos chicos.

Esta fiesta llena de emoción a sus pobladores porque es el momento en donde todo el pueblo se une para celebrar. Es común que personas de diferentes partes del Estado y de la República visiten el municipio, pero es importante que participen en la fiesta. Los pobladores ofrecen pequeñas ofrendas a la iglesia, veladoras (Indio Products) y otros elementos.